14 septiembre 2008

Palabras con luz



Cuando nací mi padre era un ser que a veces aparecía para aplaudir mis últimos logros. Cuando me iba haciendo mayor, era una figura que me enseñaba la diferencia entre lo mal y el bien. Durante mi adolescencia era la autoridad que me ponía límites a mis deseos. Ahora que soy adulta, es el mejor consejero y amigo que tengo.He vivido una vida repleta de problemas, pero no son nada comparado con los problemas que tuvo que afrontarse mi padre para lograr que mi vida empezase. (Bartrand Hubbard).


Cuando un hombre se da cuenta de que su padre tal vez tenía razón, normalmente tiene un hijo que cree que está equivocado. (Charles Wadsworth).


No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre (Sigmund Freud).


A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más rica (Ruth E. Renkel)


Es un hombre sabio el que conoce a su propio hijo. (William Shakespeare).No importa quién fue mi padre. Lo importante es quién recuerdo yo quién fuese (Anne Sexton).

Ditulis Oleh : Lourdes Cc // domingo, septiembre 14, 2008
Kategori:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar, ¿Qué te cuentas?.