22 octubre 2008

Basura espacial, peligro al viajar al espacio

Desde finales de los años 50, el hombre ha estado mandando artefactos a la órbita terrestre como parte de su carrera espacial. Muchos de estos satélites han caído en desuso hace rato. Pero todavía continúan dando vueltas ahí arriba. Hoy no se llaman satélites, tienen otro nombre: basura espacial.

La basura o chatarra espacial se compone de elementos tan variados y dispares como satélites viejos, restos de explosiones, restos de cohetes y sondas, tornillos, pequeñas partículas de pintura, guantes. Incluso el investigador y periodista español J. J. Benítez afirmó en uno de sus libros, que alrededor del planeta orbitaban, entre otras cosas, los cuerpos de dos astronautas soviéticos.

Para finales de 2003 se habían catalogado un total de 10.000 artefactos considerados basura espacial, aunque se estima que hay algo más de 50.000 fragmentos de más de un centímetro orbitando alrededor de la Tierra. Esto es aproximadamente 100 toneladas de basura viajando a toda velocidad y siendo una amenaza potencial para todas las misiones espaciales que se desarrollan en la actualidad y que tendrán lugar en el futuro.

Tanto es así, que la propia Estación Espacial internacional (ISS) está blindada para soportar los golpes de la chatarra que viajan a unos 35.000 kilómetros por hora. Y lo que es peor, según algunos cálculos científicos, la cantidad de basura espacial aumentará con los años de manera estable hasta el 2055, pero luego se incrementará de forma exponencial, lo que significará que salir al espacio será verdaderamente arriesgado.

El doctor Walter Flury, experto en basura espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), hizo un cálculo estimando qué es lo que orbita allá afuera. Según sus estudios hay un 7 por ciento de satélites en funcionamiento, y un 22 por ciento de naves obsoletas, un 17 por ciento de restos de cohetes, y un 13 por ciento que están catalogados con el eufemismo de objetos relacionados con las misiones.

Por último, el resto del total, es decir un 41 por ciento corresponde, según este cálculo, a “otros fragmentos”… Que si no son satélites funcionando o cuerpos sin vida… que si no son restos de los cohetes… que si no son nada relacionado con las misiones espaciales, entonces, ¿qué son?

Está claro que no sabemos vivir sin contaminar, bien sea la Tierra o el espacio.




1 Comentarios:

  1. Es muy interesante este post, ya que no estaba interiorizado en el tema.

    Orlando.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, ¿Qué te cuentas?.