06 noviembre 2008

Fallece Michael Crichton


Anteayer falleció el escritor Michael Crichton.A los 66 años de edad, víctima de un cáncer.
Salvando las distancias, bien pudiera decirse que ha sido una especie de Julio Verne contemporáneo.
Médico de profesión y escritor por vocación, (Con tan sólo 14 años le publicaron un artículo en The New York Times) este hombre supo compaginar como nadie la literatura de ficción con los últimos avances científicos y tecnológicos.
De sus 26 libros ha vendido más de 150 millones de ejemplares y fueron traducidos a más de 30 lenguas.
La mitad de sus obras han sido llevadas al cine.
Nos deja como legado un extenso trabajo ; "Parque jurásico", "Congo" ,"Devoradores de cadáveres" (El guerrero número 13) por citar las que yo personalmente más he admirado.
Despertó una fuerte polémica en estos últimos años por sus afirmaciones y teorias sobre el futuro del planeta y el calentamiento global.
Pero lo cierto es que nos deja un gran pensador y narrador.Que sabía muy bien como plasmar tanto avance científico en sus libros y acercárnoslo de forma amena.
Adiós a Michael Crichton, quien podía presumir de haber tenido en el mismo momento cómo número uno una novela, una película y una serie.Récord que se antoja dificil vuelva alguien a conseguir.
Y tal fué su éxito y reconocimiento en vida, que nos deja también
un simpático guiño a modo de inmortalidad; una nueva especie de dinosaurio descubierta en China fué bautizada por los paleontólogos en su honor como "Crichtonsaurus bohlini".
No hay duda de que este hombre ha dejado su huella. D.E.P.

5 Comentarios:

  1. Muy interesante post amigo. Ami tambien megustaron las peliculas de Michael Crichton.

    ResponderEliminar
  2. Oeeeeeeee, oeeeee, oeeee, oeeeeeeeeeee.

    Ese Jineteeeee !!!

    ResponderEliminar
  3. En Los reportajes de The Paris Review, dice Michael Crichton:

    En mi experiencia de escritura, uno generalmente comienza por una idea general que puede ver con bastante claridad, como si estuviera de pie en un muelle mirando un barco en medio del océano.

    Al principio uno puede ver todo el barco, pero cuando se empieza a trabajar uno está en la sala de máquinas y ya no puede ver el barco.

    Todo lo que está a la vista son las tuberías y la grasa y los engranajes de la sala de máquina, y debe suponer el exterior del barco.

    Lo que uno verdaderamente quiere de un editor es que sea alguien que todavía está en el muelle y que pueda decir:

    Estoy aquí mirando tu barco, y le falta un timón, el palo mayor está torcido, y me parece que tus motores necesitan un arreglo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy bueno el símil que realizó.
    Solo le faltó recalcar aquello de "donde hay patrón no manda marinero".
    Yo ahora estoy leyendo el libro "Mientras escribo" de Stephen King, donde aborda ( y no es por seguir con el tema...)también sus motivaciones y cómo se le presentan las historias en la cabeza. Y está muy interesante. Es todo un mundo lo que se aparece en las mentes de estos escritores tan privilegiados.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Jinete!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, ¿Qué te cuentas?.